Caso de Éxito

  • Cliente: Quimetal S.A.
  • Director: Jorge Cadiz
  • Xentra Personas

Transformando un grupo en un equipo de Trabajo


El Desafío

Quimetal Industrial nos pidió colaboración para mejorar el funcionamiento de una de sus áreas críticas. En ella, existían diversos conflictos dentro del equipo, lo que se transmitía hacia sus clientes internos, generando una percepción negativa acerca de su efectividad y eficiencia operacional

Servicios Ofrecidos

El tránsito de un equipo hacia el Alto Desempeño pasa no solo por la toma de consciencia de la necesidad de mejorar, sino por la incorporación activa de nuevos patrones de comportamiento que fomenten la confianza entre sus integrantes y afiancen su compromiso, estimulando el reconocimiento interno y el término del círculo vicioso de la desconfianza.

Jorge Cadiz, Xentra Consultores

Nuestra Aproximación

En un primer taller de formación, se trabajó en una mirada autocrítica del comportamiento de sus integrantes, estimulando la proactividad y colaboración. El valor del aprendizaje experiencial consiste en generar las instancias para que los equipos aprendan lo que realmente necesitan aprender: en este caso, que las atribuciones externas les quitan el poder de mejorar, al sentirse víctimas de las circunstancias sin oportunidades de resolver lo que saben que requiere una solución.
Asumir la responsabilidad sobre su presente, identificando los comportamientos que originan los problemas es el primer paso para abrir posibilidades y empoderar a sus integrantes, pasando del ámbito declarativo a la acción concreta. De esta manera, en un segundo taller y apoyándose en guías de autoaprendizaje, se instalaron competencias específicas que mejoraron la comunicación, la confianza y la coordinación entre los participantes, impactando su desempeño y satisfacción.
En el proceso de coaching a la jefatura del equipo, se generaron grandes avances en el descubrimiento de su verdadero potencial de liderazgo, trabajando sobre los factores internos que lo obstaculizaban y acompañando la mejora del equipo, monitoreando los resultados periódicamente.

Resultado Final

Tanto en las mediciones del funcionamiento del equipo como de la aplicación de prácticas efectivas de liderazgo que se realizaron antes y después del proceso, se observaron significativas tendencias a la mejora. En varias de las prácticas de liderazgo evaluadas, la brecha entre la percepción de los colaboradores y la autopercepción del líder se invirtió, aun cuando ambas mejoraron.
Cualitativamente, la satisfacción de sus integrantes también se incrementó, lo que impactó positivamente en sus capacidades de conseguir los resultados esperados y su planteamiento frente a otras áreas de la empresa y, por consiguiente, en su desempeño.
La percepción de sus miembros pasó de ser un grupo que trabajaba mucho y veía con frustración que no alcanzaba la efectividad deseada a pesar de su autoexigencia, a un equipo que obtiene logros, aprendizajes y satisfacciones que bien valen el alto nivel de esfuerzo desplegado.